Lo tenía todo yo era feliz y no me daba cuenta


Entonces el Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo, sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser vivo. (Génesis 2:7)



Publicar un comentario

0 Comentarios